POR CAPÍTULOS


En esta página vamos a publicar un relato escrito por los alumnos del aula de Pedagogía Terapéutica.
Aquí os mostramos la segunda parte de nuestra historia:
EL FINALLos duendecillos corrieron a esconderse detrás de un arbusto, Don Quijote, como era muy curioso, se acercó para ver quienes eran esos “seres”: ¡Quería desencantarlos!Caspervin  salió a defender a sus amigos los duendes. Sancho Panza, al ver al fantasma, se asustó de nuevo y se escondió detrás de un árbol. Don Quijote seguía buscando a esos “diminutos”. Cuando vio al fantasma detrás suyo intentó luchar,  pues pensaba que era él quien les había encantado, y pretendía que Jorge, Alejandro y Daniela volvieran a ser los señores del castillo donde se encontraban.

-¡Fantasma, desencanta a los señores de esta mansión y lárgate adonde no puedas asustar a nadie jamás, o tendrás que vértelas conmigo! -comenzó a vociferar Don Quijote.

-Para empezar me llamo Caspervin y no son los señores de esta mansión – respondió el fantasma – Esta mansión pertenece a mi familia desde hace más de 500 años. Ellos son mis “colegas”, que vinieron del país de las hadas porque los trols  se los quería  comer y aquí están muy tranquilos y se lo pasa ¡yupi!  conmigo.

Caspervin, al ver  a Don Quijote un poco perplejo, le propuso que ellos también se quedaran a vivir allí, que descansaran de tanto viajar pues así podrían conocer la fabulosa biblioteca que había en el palacio y podrían disfrutar de su estupenda cocina.

Sancho Panza, al oír hablar de comida se le hizo la boca agua  y le pidió a su amo que se quedaran un tiempo, pues parecían buena gente.

Daniela que era la más decidida, al escucharlos, salió del escondite y animó a Don Quijote diciéndole:

– Quedaos pues podemos jugar e  inventar historias  de miedo o de encantamiento y entre todos lo pasaremos muy bien.

Don Quijote no se lo pensó dos veces y cedió que se quedarían una temporada.

Alejandro y Jorge también  salieron del escondite y empezaron a dar saltos de alegría  ¡Ya eran más para jugar y divertirse!

Sancho Panza, al ver que no había ningún peligro  se fue corriendo a la cocina porque, con tantos sustos y sobresaltos,  llevaba un día sin comer y tenía mucha hambre. Caspervin y Don Quijote entraron en la mansión seguidos de Daniela, Alejandro y Jorge…

¿Cómo creéis que se llevarían estos personajes?

¿Podéis imaginaros cómo acaba de esta historia?

Si queréis contribuir a darle un final os invitamos a colaborar. Enviadnos vuestras aportaciones con un comentario. Entre tod@s podemos imaginar un final más interesante.

¡Gracias por vuestra colaboración!

Aquí va la primera entrega. Esperamos que os guste y animaos a escribir los comentarios y sugerencias para que nuestros escritores elaboren los capítulos siguientes.

CONFUNDIENDO HISTORIAS

Hace mucho, mucho tiempo, entraron a descansar de sus aventuras, en una mansión abandonada, Don Quijote y Sancho Panza. Según cuentan los habitantes de la zona, había un fantasma escalofriante viviendo en la casa. Como Don Quijote y Sancho Panza no creían  en los fantasmas, los dos se fueron a dormir tan tranquilos. Les habían contado muchas historias sobre la casa pero, no se las creían.

De repente sonaron platos cayéndose, todas la puertas menos la suya se abrían y se cerraban a la vez, sonaba un viento ululante a través de las ventanas. Sancho se despertó con tanto ruido y observó que caía una negra y peluda araña desde su telaraña, que se encontraba en el techo. Asustado, se acercó  a la cama donde dormía su amo y le despertó gritando:

-¡Amo, amo, que va a ser cierto todo lo que nos contaron  de esta casa!

­- Sancho, que no, que esta casa no tiene fantasmas, no creas con tanta facilidad todas las habladurías de la gente –dijo Don Quijote.

Se oyeron cadenas chirriantes  y Sancho se abrazó a su amo muerto de miedo.

Don Quijote, al darse cuenta de que algo pasaba, se imaginó que habían entrado en  un castillo encantado y que correrían nuevas aventuras. Para preparar su estrategia decidió que saldrían al jardín, ya se le ocurriría algo…

El fantasma  Caspervin, al que así llamaban las personas del lugar, era un espectro que  parecía una sabana gris transparente.

Como se aburría mucho en su antiguo y  viejo caserón, se dedicaba a  llamar  la atención  de la gente moviendo los objetos y haciendo mucho ruido para que corrieran asustados por todo el bosque. Sin embargo, en el fondo era buena persona y le gustaba la compañía de la gente.

Cuando Don Quijote y Sancho salieron al jardín observaron que entre las hierbas se movía algo extraño. Se acercaron sigilosamente y pudieron ver tres diminutos seres que corrían al ver  esos dos seres tan gigantes.

Eran Daniela, Alejandro y Jorge,  tres duendecillos que vivían en el jardín y amigos de Caspervin, con quien jugaban a las damas cuando se aburrían.

Al igual que a Caspervin, lo que más les divertía era gastar bromas a la gente que se acercaban al caserón.

¿Cómo reaccionarán Sancho y   Don Quijote al ver a los duendecillo?

¿Qué harán estos?

Estad atentos porque en el próximo Capítulo lo veremos!!!!!

Autores: Cristian, Tamara, Francisco y Nuria

Aula de PT

5 pensamientos en “POR CAPÍTULOS

  1. Nos ha gustado mucho el cuento,sobre todo cómo era el fantasma y los duendes. Sancho Panza nos ha parecido un miedoso.
    Nos gustaría leer pronto la segunda parte.

  2. Hola chicos, me ha gustado mucho el cuento de Don Quijote De La mancha.
    Ha sido super guay a mi me ha gustado la parte de los duendes.
    Bueno un beso para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s